Miércoles, 23 de Octubre de 2019

Ante la falta de respuesta de Vidal, los colegios públicos de Huringham se refaccionan con fondos municipales

A poco de terminar el receso invernal, el presidente del Consejo Escolar de Hurlingham, Jorge Verón, expuso el trabajo que, en conjunto con la municipalidad del distrito, lograron realizar para poder dar respuesta a la necesidad de los colegios públicos de la zona.

03-08-2019


Tras la tragedia de Moreno, que cumple ya un año y le costara la vida a dos docentes, la mayoría de las escuelas de la provincia de Buenos Aires se sometieron a pruebas de hermeticidad en sus instalaciones de gas y casi ninguna de ellas resultó estar en condiciones, como también se detectaron muchas falencias en las instalaciones eléctricas. Sin embargo, y a pesar de ser responsabilidad del Gobierno provincial (los Consejos Escolares son apéndices de la gestión de la provincia, no de los municipios) fue prácticamente nula la intervención del gobierno de María Eugenia Vidal y muy pocos establecimientos lograron financiamiento para ser reparados.

En la mayoría de los casos, como en Hurlingham, terminaron haciéndose cargo los gobiernos municipales con fondos propios.

En ese marco, Verón remarcó: "teníamos graves problemas con el frío, con el tema calefacción, y con el tema techos y nos hicimos cargo sin la ayuda de la provincia".

Para eso, la cooperativa Artigas encargada de la refacción de los colegios articuló con el municipio y el Consejo Escolar y de ese modo se colocaron estufas nuevas; se realizaron instalaciones de gas completas y también se impermeabilizaron techos en varios establecimientos del distrito.

"Esto era un problema grave que logramos resolver mancomunadamente ante la falta de presencia de la Provincia", sostuvo Verón.

Por su parte, la directora de la escuela primaria número 23 de Villa Tesei, aseveró que "a un año de la tragedia, todos nos sentimos un poco Sandra y Rubén, porque nuestra tarea es así, poniéndole alma, corazón y vida todos los días".

"El presupuesto se había presentado para que se pudieran refaccionar los edificios que lo necesitaban antes de marzo, pero llegó el mes de julio y nunca llegó el dinero que se necesitaba, así que a pesar de ser responsabilidad de la Provincia, el Intendente Juan Zabaleta se comprometió a resolverlo y con fondos propios del municipio se están llevando adelante las obras. Desde el Consejo Escolar agotamos todas las instancias de reclamos y la Provincia nunca dio respuestas concretas. Era un callejón sin salida", relata el titular del Consejo.

Verón remarcó además, que "el Estado provincial es quien debería estar presente, pero está ausente e intenta que los municipios se hagan cargo de tareas que no le corresponde y que son responsabilidades intransferibles e ineludibles del gobierno provincial. En 40 meses, llegaron al Consejo Escolar 13 millones de pesos, o sea, 325.000 pesos por mes, que dividido por los 109 servicios educativos que tenemos en Hurlingham da una cifra de 2981 pesos".

"Menos de 3 mil pesos por escuela para el mantenimiento y refacción de todo lo que se necesite. Es un despropósito que ya no es adjudicable a la impericia, sino a una política marcada de intento de desmantelamiento de la escuela pública", afirma el titular del Consejo Escolar al tiempo que agrega: "sumale a eso la falta de netbooks y el hecho de que cuando asume María Eugenia Vidal se estaba en pleno desarrollo de finalizar la escuela de seis años en la provincia y desde ese momento no se construyó ni un aula nueva. Sólo en Hurlingham nos están faltando 25 aulas".

"No hay decisión política del estado nacional y provincial para invertir en infraestructura de la escuela pública", resumió Carlos Molina, integrante de la Cooperativa Artigas.



Regresar