Lunes, 18 de Noviembre de 2019

Sabbatella no se da el baño de humildad y podría haber internas en Morón

Si bien desde el PJ de Morón quieren lograr el consenso, aseguran que la intransigencia de Martín Sabbatella a abrir las listas es el principal obstáculo. Si el líder de Nuevo Encuentro no acepta que perdió las 3 últimas elecciones y que su partido ya no logra ganar solo en Morón, habrá internas en el distrito, afirman desde el peronismo.

13-06-2019



La unidad y apertura que pregona la fórmula Fernández-Fernández desde que se conformara como tal, y que ha generado desde el día de su anuncio el mayor cimbronazo en el escenario político electoral, no pareciera tener su paralelismo en Morón y desde el peronismo señalan como el gran responsable de esa situación a Martín Sabbatella.

Morón atraviesa desde hace años, desavenencias entre el PJ y el partido fundado por Sabbatella: Nuevo Encuentro. Lo que nació como una fuerza política que le permitiera al por entonces jefe comunal (que había llegado al cargo por la Alianza en 1999) revalidar su cargo pero esta vez, con boleta corta, impulsando una novedosa campaña que propiciaba el corte de boleta y acompañaba su oferta con una tijera, terminó años después siendo parte del FpV pero intentando no perder su autonomía. La estrategia de Sabbatella en 2003 le dio resultado y continuó al frente del gobierno municipal por un partido vecinal que denominó "Nuevo Morón". En 2007 volvió a ser reelecto pero ya su fuerza política llevaba el nombre de "Nuevo Encuentro".
Para 2009 Sabbatella ya había expandido su marca a otros distritos bonaerenses, y encabezó así la lista de diputados nacionales de su propio partido compitiendo contra la que encabezaba Néstor Kirchner y la de Francisco De Narváez, que resultó el ganador de la contienda. Tras asumir su banca en el Congreso, Lucas Ghi, que había sido el primer concejal en 2009 asume a su vez la intendencia de Morón.
Aunque en apariencia compitió contra Néstor Kirchner fue el expresidente quien termina acercando luego a Sabbatella al armado transversal con el que se sumaron aliados, y se convirtió incluso en una de las espadas del kirchnerismo que lo premió con su cargo en el AFSCA, le respetó siempre sus deseos de armado propio en Morón y convirtió a su esposa, Mónica Macha, en diputada provincial primero y nacional actualmente. Sin embargo, el romance con el sector K nunca tuvo su reciprocidad para con sus pares de origen PJ y hasta el día de hoy, se miran con recelo con los intendentes de la región.
En gran medida, porque le adjudican al moronense la costumbre de "pedir internas donde no gobiernan ellos y cerrar sus listas donde sí lo hacen". Nuevo Encuentro ha fogoneado llevar lista propia y dirimir las candidaturas a Intendente en las internas del FpV contra intendentes peronistas (o la amenaza de internas a cambio de conseguir lugares para su gente en las listas de Concejales), como en Ituzaingó cuando buscaba que Daniel Larrache enfrentara a Alberto Descalzo, pero no ha tenido nunca el mismo gesto en Morón, donde siempre hizo prevalecer su exclusividad.

Los espacios cerrados y lo que algunos consideran una mala estrategia electoral en las últimas tres elecciones en las que los resultados fueron adversos, es lo que aún sigue siendo parte del conflicto.
Habiendo dejado al frente de la comuna a Lucas Ghi, que jugó su primera elección como cabeza de lista en 2011 con un muy buen resultado, Nuevo Encuentro (léase, Martín Sabbatella) decidió en 2015 que éste no buscara la reelección. Sin demasiada lógica en las explicaciones de semejante selección, el candidato del espacio fue el hermano de Martín, Hernán Sabbatella, quien en 2013 se había convertido en concejal encabezando la lista que perdió ante la ola del Frente Renovador que conseguía en ese año, su mejor performance. El menor de los Sabbatella no pudo tampoco en 2015 contra la ola amarilla y el municipio quedó en manos de Ramiro Tagliaferro, el por entonces marido de María Eugenia Vidal. Dos años después, también con Hernán Sabbatella encabezando la lista de concejales, el resultado de Nuevo Encuentro fue aún más pobre y la elección legislativa le dio un holgado triunfo a Cambiemos.

La decisión de nombrar a Lucas Ghi como precandidato a Intendente de cara a la elección de octubre había alegrado a varios, incluido el peronismo de Morón que reconoce en Ghi un dirigente de mayor diálogo y apertura para pensar en la posibilidad de acuerdos similares a los que se impulsan tanto desde la sede del PJ nacional como desde el Instituto Patria. Incluso, se fueron dando algunos encuentros, formales e informales, en los que el ex intendente mantuvo conversaciones con dirigentes peronistas y, sobre todo, con el presidente del PJ local, Jorge D?Andrea.

En este sentido, hace poco menos de dos meses el Peronismo se mostró unido en la inauguración de una nueva sede a la que ya en ese entonces habían asistido dirigentes del Frente Renovador y todas las variantes del peronismo local, acto en el que el propio D?Andrea bregó por la unidad y puso como único adversario a Cambiemos, encarnado por Mauricio Macri a nivel nacional y Tagliaferro en la patria chica.

Sin embargo, el acto que se celebró hace unos días con la cúpula mayor de Nuevos Encuentro, Lucas Ghi como principal orador y Máximo Kirchner como figura nacional más relevante, dejó sabores amargos por varios lugares. Si bien desde Nuevo Encuentro sugirieron que la ausencia de Intendentes era prácticamente un "vacío" a la invitación realizada por ellos, desde el peronismo señalan al propio Sabbatella como el obstáculo para una propuesta que unifique la oferta electoral de este año. Específicamente, hablan de "egoísmo" por no contemplar que la chance de obtener un resultado satisfactorio se incrementa con la unidad (ejemplo dado por demás por la propia Cristina Fernández y sellado ahora con el acuerdo que suma a Sergio Massa).

En ese sentido, los diferentes dirigentes del peronismo y el Frente Renovador de Morón, si bien mantienen sus intenciones de dirimir las diferencias en las internas de Agosto, tienen como prioridad poder sellar una lista de unidad, algo que también propicia D?Andrea, aunque como titular del PJ no está dispuesto a resignar lugares que considera le sumarían a la estructura de Nuevo Encuentro y podría significar la diferencia entre recuperar el gobierno local o sufrir una nueva derrota ante Tagliaferro.

Por otra parte, hay sectores del peronismo y varios provenientes del sindicalismo que intentan convencer al propio D?Andrea para que sea él quien encabece una lista en la que confluyan todas las expresiones del PJ y el FR y entre todos, se presenten en las PASO dentro del Frente TODOS, para determinar quién debe ser el candidato a Intendente en octubre.
"No nos conformamos con ser una primera minoría en el distrito, cuando entre todos podemos recuperar el municipio", sostienen algunos operadores del PJ que no están dispuestos a bajar los brazos y creen que antes del 22 se puede conformar una oferta electoral que represente a los peronistas moronenses. Pero tampoco hacen oídos sordos al llamado de unidad que realizan desde arriba. Lo que piden es que esa escucha sea recíproca y por el momento pareciera que Sabbatella no está teniendo sus oídos afinados.
"Sabbatella no está en condiciones de exigir la exclusividad de la lapicera, menos aun habiendo perdido las tres últimas elecciones con su apellido encabezando la lista", "o asume que el sabbatellismo ya no puede ganar solo elecciones en Morón o iremos a internas", aseguran desde el PJ.


Regresar