Lunes, 18 de Noviembre de 2019

Scioli y Zannini harán su primer acto de campaña juntos

El candidato a Presidente de la Nación, Daniel Scioli, y su segundo en la fórmula, Carlos Zannini, pasarán por Córdoba para mostrarse con Eduardo Accastello y Luis "Cacho" Buenaventura, los dos postulantes a la Gobernación provincial. Los hombres del FpV arrancan su aventura electoral camino a la primera cita nacional, las primarias del 9 de agosto.

24-06-2015



El precandidato presidencial del Frente para la Victoria, Daniel Scioli, visitará Córdoba este miércoles con todas las miradas encima porque, a la tarde, estará junto a su flamante compañero de fórmula, el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini, en el que será su primer acto de campaña juntos desde el anuncio realizado hace una semana.

No es casualidad que hayan elegido la provincia mediterránea para empezar su aventura electoral: allí habrá elecciones en julio y el escenario es difícil ante la polarización que plantean el sector hegemónico a nivel local desde 1999, que es el delasotismo, y la alianza opositora encabezada por el PRO, el radicalismo y el Frente Cívico de Luis Juez. Córdoba es, además, la provincia donde nació el propio Zannini.

Scioli-Zannini estarán con los candidatos del FpV para esa pulseada, Eduardo Accastello, jefe comunal de Jesús María, Luis "Cacho" Buenaventura, conocido por su labor como humorista. El postulante a Presidente y su segundo apuestan por darle impulso a ese binomio y ayudarle a posicionarse como tercer actor local.

Esta incursión ocurre en un marco favorable para Scioli que, en poco más de una semana, despejó todas las dudas sobre su persona.

Por un lado, el Mandatario bonaerense terminó de graduarse como político luego de proponer una jugada que, sin rodeos, excluyó a Florencio Randazzo de las elecciones primarias y aseguró el grueso del voto ultra k. Ese último es un mercado que, de otro modo, habría perdido en manos del ministro de Interior y Transporte.

El mayor capital de Randazzo era, precisamente, su discurso anti-sciolista para tratar de capturar a los más fieles. Y su rechazo a la figura del Gobernador de la provincia era tan extremo que amenazaba con poner su postulación en bretes incluso después de las PASO, si, como marcaban los sondeos de opinión, él mismo ganaba la interna y el pasaporte para presentarse en octubre.

El otro costado negativo pasaba por la lectura de los resultados que iban a arrojar las primarias del 9 de agosto, que resuelve las candidaturas de cada frente pero brinda un pantallazo de cómo están parados esos frentes en términos de números. Como Scioli dividiría votos con un retador, la posibilidad era que Mauricio Macri finalizaría, individualmente, en el primer lugar y sacaría una luz de ventaja.

Ponerlo a Zannini como su candidato a Vicepresidente fue la maniobra que quebró esas complicaciones. Eliminó a Randazzo de la ecuación y trasladó el problema de la fragmentación a Macri, que repartirá votos frente a candidatos aparentemente menos competitivos que Randazzo, como Ernesto Sanz y Elisa Carrió, pero dividirá parte de su caudal al fin y al cabo.
Regresar